martes, 5 de marzo de 2013

Donde mueren los monstruos



Quiero hablar con los pájaros porque ellos saben lo que es importante.

En días perros uno da vueltas hasta que la noche se hace gato y recuerdas cómo ronronear.

Me río, y te podría abandonar en cualquier túnel oscuro pero no lo hago.

Deja de llover pero no sale el sol; y sé que algún día el techo saldrá volando, arrancado de cuajo.

Y me lloverá encima, y danzaré salvajemente, y aullaré en medio de un bosque que ojalá se encuentre lejos de bestias peludas. Y lleno de almas sin coraza. Acorazado quedará todo lo que no hemos aprendido. Y aprehendido habrá de ser todo lo que nunca nos enseñaron.

1 comentario:

  1. Y enmedio de ese bosque nos reconoceremos.Hasta entonces .

    ResponderEliminar